BERRIAK

ARCTIC COLLECTION

IPAR HAIZEA

Cuaderno de bitácora

 

Descansa sobre mi mesa de dibujo el mapa de mi ultimo viaje al archipiélago de Svalbard. Islas comprendidas entre las latitudes 81º - 76º13’ Norte y las Longitudes 09º-29º Este, muy cercanas al polo norte geográfico, donde viven más osos polares que habitantes permanentes y atrapadas entre los hielos gran parte del año.

 

Lo acaricio, me siguen gustando los viejos mapas en papel. Los manejo en mis viajes pero más aún a mi regreso. Tras el retorno, ese mapa, gastado, arrugado y roto, esconde y atesora el viaje en su totalidad. Entre sus pliegues, marcas y anotaciones varias, se encuentran fragmentos de experiencia, depósitos de memoria y recuerdos que no vemos en las fotos, que no entendemos en los relatos.

 

Basta acariciar suavemente la superficie del mapa para despertar, desvelar y rememorar lo vivido, sentir arreciar el viento, el escalofrío de una vista sublime fondeados frente al glaciar, mientras se disipan las nieblas matutinas o el sonido de las focas bajo el agua, a través del casco del barco justo a la hora de dormir.

 

Mapas que nos hacer soñar nuestro viaje, volver a vivir, reinventarlo, un mapa que crece, que amplía nuestra experiencia, que nos hace imaginar, nos recoloca en los mismos parajes pero con otra mirada, distinta, quizás más sabia, pero siempre nueva, un recorrido por los dibujos que vi, antes incluso de que supiera que iban a existir.

 

Un viejo mapa de papel gastado, que deja de ser geográfico y pasa a convertirse en cartografía mental, territorio de la pintura y el dibujo, un nuevo y excitante espacio para la imaginación.

 

Jesus Mari Lazkano

En marea alta bajo la lluvia

© Lazkano